top of page

"¡Nada enciende más la mente de un niño como jugar!"

Actualizado: 4 dic 2019

Cuando mi niña iba a comenzar el kindergarten tanto ella como yo estábamos muy emocionadas. Le pinté esa primera experiencia tan colorida como yo recordaba la mía. Le expliqué lo mucho que iba a cantar, bailar, jugar y pintar. Le dije que iba a aprender muchas cosas importantes y divertidas.

Cuando comencé a leer la lista de materiales me preguntaba, "¿Dónde está las temperas; las brochas? ¿Y, porqué no me han pedido plastilina o el delantal para no manchar la ropa cuando vayan a la clase de artes? En ese momento me dí cuenta que el kinder que yo conocí hace unos tantos años atrás no era el mismo al que mi niña iba a experimentar.

El sistema educativo en el cual la mayoría de nosotros fuimos educados, sin duda, ha cambiado mucho. El kindergarten de hoy ya no es el kindergarten que tú y yo probablemente disfrutamos. Yo recuerdo un salón de kinder con un área de juegos, con una cama y una cocina. Recuerdo el olor de la plastilina y las crayolas y, hasta el olor desagradable de un termo cerrado con residuos de jugo de frutas.

En la actualidad los niños pasan más tiempo sentados en una silla de un salón haciendo trazos y completando cuadernos y cada vez menos tiempo jugando, explorando, cantando o bailando. Creo que esto es algo que está muy mal y que debería de cambiar lo antes posible. Las personas encargadas del sistema educativo de nuestros países han olvidado la importancia del juego en la niñez temprana. Y nosotros como padres y cómo sociedad nos hemos conformado con ésta nueva forma de educar a nuestros niños. Hemos aceptado como correcto la carga académica, la competencia de notas, y, para colmo de todos los males, cuando vemos que nuestros pequeños no pueden con esa carga (porque seguramente no ha pasado por los procesos cognitivos previos que requieren dominar x o y destreza) aceptamos que le pongan el sello de ADHD, rezago o falta de enfoque. No me mal interprete, quizás muchos de esos "diagnósticos" sean reales para algunos niños, pero la realidad es que hoy día quieren diagonosticar a medio planeta con algún trastorno.

Me pregunto ¿No será que el ambiente en el que estamos criando y educando a nuestros hijos no es el adecuado? Imagínese usted sacando a un pez del agua y poniéndolo en un tanque de arena. Y luego, exigiéndole que sobreviva en su nuevo hábitat. Suena como algo incoherente, ¿no?

Visualize ahora a un niño de 3, 4 o 5 años, que por su naturalidad lo que desea es brincar, reír, saltar, correr, tocar, probar, cantar y bailar. Imagínese toda esa energía y vitalidad loca por manifestarse y de pronto escuchar, "Niños, es hora de sentarse, vamos a trazar 3 -4 páginas. Ahora vamos a merendar ( cuando diga la maestra y no cuando el niño tenga hambre). Hago un parentésis y te pregunto, lector, ¿ Quién te dice a tí que no comas cuando tienes hambre? Seguramente, nadie. Entonces, ¿por qué un niño tiene que esperar? Ahora debe mantenerse sentado sin hablar en lo que la maestra ayuda al otro compañero. A mi me parece algo triste y un poco absurdo.

Hemos olvidado, o , quizás nunca hemos aprendido la gran importancia que tiene el juego en nuestra niñez. Hay un sin número de estudios que defienden la importancia del juego para el desarrollo cognitivo, emocional y social del niño.

La Academia Americana de Pediatras promueve el juego como algo esencial para el desarrollo del niño porque muchas investigaciones han demostrado que éste mejora el aprendizaje, el sentido cognitivo, el bienestrar físico, mental y emocional.

¿Cómo contribuye el juego al desarrollo de un niño?

El juego brinda al niño un sin número de oportunidades de aprendizaje. Por medio del juego los niños tienen oportunidades de aprender a trabajar en equipo, de manejar sus emociones, de resolver problemas, de pensar, de planificar, de analizar, de tomar decisiones. El juego ayuda al desarrollo del lenguaje y la comunicación. A su vez, promueve el bienestar físico, la creatividad, la libertad de expresión, la amistad, la empatía, los límites. El juego estimula todas las areas que influyen en el desarrollo del ser humano.

Creo firmemente que si los sistemas educativos alrededor del mundo desarrollaran programas que fomentaran el juego y los estilos de aprendizaje como prioridad en las escuelas y/o colegios, habrían menos niños diagnosticados con trastornos psicológicos y más niños felices.

 

***Los enlaces en éste blog pueden ser enlaces de afiliados lo que significa que si usted hace una comprar yo recibo una comisión.***

 

¡Nuevo Curso Kindergarten English Online con Mamá Melissa! -

¡Algunos d nuestros productos diarios para actividades divertidas en nuestro homeschool!

187 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Suscríbete aquí

¡Gracias!

bottom of page